cdlmadrid.es

ETS: enfermedades
de transmisión sexual

Las ETS se pueden transmitir con cualquier actividad sexual
de riesgo o sin protección, es decir, sin el uso del preservativo.

Las enfermedades de transmisión sexual, anteriormente también conocidas como enfermedades venéreas, se han convertido en un problema cada vez más común de nuestra sociedad. Casi la mitad de la población sexualmente activa está contagiada por alguna ETS y solo en Europa cada año se diagnostican 17 millones de nuevos casos, con perspectiva de ir aumentando drásticamente con el paso del tiempo.

Según un informe publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la estimación, es que más de 1 millón de personas contraen alguna de estas enfermedades de transmisión sexual cada día. Y remarca que, entre las cuatro infecciones de transmisión sexual (ITS) más comunes: clamidia, gonorrea, sífilis y tricomoniasis, alcanzan la cifra de 500 millones del total de personas infectadas.

En la mayoría de los casos las enfermedades de transmisión sexual se adquieren durante las relaciones sexual, entre personas infectadas, ya sea mediante sexo vaginal, sexo anal o el sexo oral sin protección. No siendo los únicos casos, ya que las ETS también se pueden propagar incluso mediante el contacto de sangre, o al compartir jeringuillas. O, incluso, durante el periodo de embarazo y el parto, donde la transmisión se produce de madre a hijo.

Todas aquellas relaciones sexuales en las que no exista protección o no se utilice ningún método de barrera habrá más probabilidad de riesgo de contagio. La utilización del preservativo de látex o condón reduce el riesgo y la probabilidad de contagiarse, pero, en ningún caso, elimina la probabilidad de contraer la enfermedad. Es muy importante conocer y tener en cuenta los peligros que implican las enfermedad de transmisión sexual para así reducir y prevenir las probabilidades de infección.

Hoy en día existen más de 20 tipologías de ETS. Infecciones sexuales que afectan tanto a hombres como a mujeres:

Además, las enfermedades de transmisión sexual se clasifican en tres tipos: enfermedades bacterianas, parasitarias y virales. Las ETS causadas por bacterias o parásitos se pueden curar y tratar fácilmente con el medicamento adecuado. Por otro lado, ETS causada por un virus son incurables y pueden volver aparecer brotes a largo plazo. Sin embargo, estas se pueden controlar y mantener bajo control con antibióticos antivirales.

En la clínica online , ofrecemos la posibilidad de adquirir eficaces medicamentos para el tratamiento de aquellas personas contagiadas por una ETS, a través de esta página web. Para realizar el pedido primero deberá completar un cuestionario médico, el cual es esencial, para que uno de nuestros médicos le pueda prescribir el fármaco. Todos los tratamientos son entregados en 24 horas, con total seguridad y confidencialidad.

Síntomas, ¿son siempre visibles?

En algunas ocasiones, los síntomas de las ETS son casi asintomáticos y pasan desapercibidos. Muchas son las personas, que no tienen conciencia y desconocen que están contagiadas, ya que algunos tipos de ITS no manifiestan síntomas visibles.

Son múltiples los casos, en las enfermedades solo se diagnostican cuando hay una grave complicación de salud. Por este motivo, se recomienda a todas las personas que tengan contacto sexual, oral o anal sin condón que se realicen las pruebas de enfermedades de transmisión sexual.

Los síntomas en hombres se manifiestan a través de la supuración uretral purulenta asociada con escozor al orinar. En cambio la infección puede ser asintomática en el caso de las mujeres.

Causas

Las ETS se pueden transmitir con cualquier actividad sexual de riesgo o sin protección, es decir, sin el uso del preservativo. Además, estas son causadas por más de 30 bacterias, virus y parásitos diferentes, y se propagan durante las relaciones vaginales, sexo anal u oral. Del mismo modo, estas infecciones pueden ser transferidos a la persona con la utilización de juguetes sexuales (tapones anales, vibradores, …), contacto de sangre o, incluso, durante el embarazo con la transmisión de madre a hijo durante el parto.

¿Cómo se puede prevenir el contagio de las ITS?

Una de las mejores maneras para prevenir el contagio de estas enfermedades de transmisión sexual es con el uso correcto de preservativo al mantener relaciones sexuales, pero este método nunca será 100 por cien seguro.

Otro método muy seguro es la monogamia; en el caso de las personas que solo tengan un compañero/a sexual o parejas estables, y quieran tener relaciones sexuales sin tener que utilizar ningún método de barrera, se recomienda previamente realizar algunas pruebas para así descartar toda probabilidad de contagio de alguna de las enfermedad de transmisión sexual. Además, es una excelente manera de proteger su salud sexual y la de su pareja. Una vez realizada la prueba y si esta es negativa las partes implicadas ya pueden tener relaciones sexuales seguras y sin protección.

La abstinencia o no mantener relaciones sexuales es la única garantía 100% eficaz para prevenir la infección.

En el caso que usted presente síntomas de alguna de estas enfermedades, es importante que acuda a un centro médico y a continuación poder diagnosticar y tratar la enfermedad. Es importante que, en el caso que el paciente sea diagnosticado con una enfermedad de transmisión sexual, se evite cualquier actividad sexual con un tercero hasta que la infección se haya extinguido por completo, ya que de lo contrario podría contagiar y transmitir la infección a otras personas.